DESPRENDIMIENTO DE RETINA

El Dr. José García-Arumí, especialista en retina y vítreo del IMO, nos recuerda cuatro puntos básicos para entender y prevenir el desprendimiento de retina:

Qué es y porqué se produce , qué síntomas provoca, cómo se opera y qué grado de urgencia tiene.

Es una patología relativamente frecuente, sobre todo a partir de cierta edad.

Se produce porque el tamaño de la cápsula que envuelve el humor vítreo (un gel que rellena el globo ocular) va disminuyendo por deshidratación, a causa, fundamentalmente, de la edad o de una operación previa de catarata.

En consecuencia, la cápsula se desprende de la pared posterior de la retina (desprendimiento de vítreo) y produce un desgarro que deja pasar líquido y que acaba dando lugar al desprendimiento de retina.

Es recomendable que los pacientes con alta miopía revisen su visión anualmente aunque no haya síntomas

Cuando esto ocurre, el paciente puede notar aparición de moscas volantes en el campo visual, sensación de flashes o pérdida de una zona del campo visual, como si cayera una cortina.

Ante cualquiera de estos síntomas, hay que acudir rápidamente al oftalmólogo.

También deben revisarse anualmente, aunque no tengan síntomas, pacientes de riesgo, como los que padecen alta miopía, un grupo especialmente amenazado de sufrir desprendimiento de retina.

La cirugía permite recuperar visión e incluso restablecer la que se tenía antes del desprendimiento

Con la cirugía del desprendimiento de retina, se recoloca la retina en su sitio, se sella la rotura con láser y se mantiene la retina en su sitio.

Se puede realizar mediante cirugía escleral, que consiste en colocar una banda de silicona a modo de cinturón alrededor de la retina, para relajar la tracción sobre ella y soldar después el desgarro, si bien la técnica más extendida es la vitrectomía.

Este procedimiento consiste en acceder a la retina a través de tres o cuatro microincisiones, extraer la gelatina que está traccionando la retina, relajarla y realizar una soldadura alrededor del desgarro.

Por último, se introduce en el globo ocular un elemento para mantener fija la retina en su sitio, que puede ser gas o aceite de silicona.

En la mayoría de los casos, la cirugía permite recuperar visión e incluso restablecer la que se tenía antes del desprendimiento.
Lo que sí es importante es que si el desprendimiento también ha afectado a la mácula, esta no haya estado mucho tiempo desprendida.

Es importante realizar una cirugía precoz y que sea un cirujano experto el encargado de llevarla a cabo

Por tanto, es muy importante realizar una cirugía precoz.

Si la cirugía tarda más de una semana, la posibilidad de restablecer la visión previa al desprendimiento va a ser menor.

Lo ideal es realizarla prácticamente de urgencias: el mismo día, al día siguiente o a los dos días de haberse producido.

Igualmente importante es que la realice un cirujano experto, ya que el éxito de la primera intervención es fundamental para evitar complicaciones y reducir el riesgo de pérdida de visión.