CULTIVÓ COLIFLOR ESPAÑA



La coliflor, fuente de vitaminas y minerales

Hoy nos toca hablar de la coliflor

Para aquellos que tengan hijos es sinónimo de problemas. 

Conseguir que un niño coma este tipo de verdura es una guerra abierta en el que alguno de los bandos pierde. 

Por otro lado, la cantidad de vitaminas y minerales  que contiene la coliflor (B1, B2, B3, B5, B6, ácido fólico, potasio, fósforo, etc)es altísima y hay que introducirla en la dieta sea como sea. 

Por ello, qué mejor idea que si estamos acostumbrados a comerla controlemos de donde viene cultivándola en nuestro huerto

Para ello tenemos que seguir las siguientes consideraciones:


El clima y el suelo

El cultivo de la coliflor prefiere climas templados, ya que no responden muy bien a las temperaturas bajo cero. 

Aunque esto depende también de las variedades que cultivemos. 

Las de primavera pasan el invierno perfectamente, mientras que las de verano necesitan temperaturas templadas. 

Consideraremos una temperatura ideal de crecimiento entre los 15º C y los 21º C, y no importa si las temperaturas se salen de esos valores mientras la diferencia de temperatura no sea importante. 

Por eso hay disponibles en el mercado multitud de variedades con distintas opciones de adaptación al clima, es decir variedades tempranas, semi tempranas y tardías.

El suelo debe contener buena cantidad en materia orgánica y tener buen drenaje ya que la coliflor necesitará mucha humedad. 

El pH del suelo que requiere el cultivo está cercano al neutro, tomando unos valores entre 6,5 y 7,5. 

Recordad que si cultivamos la coliflor en el suelo sin más, sin los suficientes nutrientes, no prosperará. 

Además, también hay una consideración justo antes de plantar la coliflor y es que, a diferencia de otros cultivos, requieren de unsuelo firme, es decir, poco mullido. 

Esto hace que las hojas no salgan sueltas y se forme la pella de la coliflor correctamente, por lo que el proceso sería abonar la tierra si hace falta y apisonarla, ya sea con la azada, o bien directamente caminando por ese terreno del huerto.


El abonado y la importancia del acolchado

Hemos comentado anteriormente que la coliflor requiere buena dosis de materia orgánica (por eso luego salen un producto con tantos minerales). 

El nitrógeno forma un papel muy importante en el desarrollo de este cultivo, que le proporcionará el compost que añadamos. Y aquí es donde viene una forma de conseguir abonar la coliflor y a su vez ayudar en la conservación de la humedad en las raíces, el acolchado. 

Ya lo hemos comentado otras veces y consiste en rodear el tallo de la planta con algún tipo de vegetal u otro material, pero en este caso usaremos estiércol o compost.

cultivo de la coliflor en el huerto

La importancia del riego en la coliflor

La coliflor demanda grandes dosis de agua para su desarrollo. 

Si tienes experiencia en el cultivo del brócoli tienes que saber que esta planta demanda un poco más de agua. 

La frecuencia de riego viene determinada por el clima donde se encuentre, pero teniendo la consideración de que el suelo siempre tenga humedad, eso sí, sin producir encharcamiento.

Multiplicación, cosecha  y producción de nuevas coliflores

Antes de nada, nos gustaría comentaros las diferentes coliflores dependiendo de la época de siembra:

  • Coliflor de invierno: las coliflores de este tipo depende de la variedad a la hora de recolectarse. Las tempranas se cosechan en noviembre y diciembre. Además existen las de media estación, que se suelen recolectar entre enero y febrero (Canberra, Primus) o entre finales de febrero y marzo (San José).
  • Coliflor de primavera:  aguantan bajas temperaturas y fructifican en primavera. Encontramos variedades como Gigante de Nápoles, Snowbred, Walcheren Winter, etc.
  • Coliflor de verano: son las variedades tempranas que comentaremos a continuación y las que se adaptan a los climas templados

Dependiendo de cuando queramos obtener la cosecha sembraremos antes o después. 

Si las queremos extratempranas, en verano (agosto-septiembre) se pueden sembrar en interior durante el invierno y plantarlas cuando se haya ido el frío, en plena primavera. 

Si se cultivan en semillero el trasplante suele hacerse cuando la plántula tiene 3 hojas verdaderas

Para distinguir entre variedades tempranas o tardías podéis ver el calendario de siembra, aunque son consideradas coliflores de invierno:

calendario coliflor. Hortalizas


El momento de la recolección viene cuando las pellas tienen consistencia y están duras, pero no hay que esperar a que se suelten las inflorescencias. 

Con un cuchillo se corta el tallo, por debajo de la pella y se consumen esa misma semana. 

Hay un truco para alargar su conservación y consiste en arrancar la planta entera y conservarla en un sitio fresco, como un sótano. 

De esta manera pueden aguantar 1 mes.

Un último truco para que se conserven blancas

Una buena coliflor debe ser en el momento de su recolección de color blanco (a no ser que eligamos variedades de distinto color, como el púrpura). 

El problema radica en que si le da el sol directamente se decoloran e incluso el sabor se altera. 

Una solución consiste en colocar sus propias hojas encima de la pella, evitando la radiación directa. 

Si es necesario romper algunas hojas exteriores para cubrir la pella no tengas ningún problema en hacerlo.